«

»

May 03 2012

VENECIA 2012 – DÍA 3: Murano y Burano

Lunes 16/01/2012

Venecia comparte espacio en su laguna con otras islas algo más pequeñas como Murano, Burano, Torcello, o el Lido. Para nuestro último día de la escapada, teníamos previsto dejar un poco de lado Venecia para dedicar buena parte del tiempo a visitar dos de ellas, quizá las que nos dieron más motivos acercarnos: De Murano, queríamos que nos ofreciese una muestra de cómo se fabrica el tan reconocido cristal de la isla. De Burano, tan sólo queríamos que nos mostrase su encanto, con sus pintorescas casas de pescadores pintadas de multitud de colores.

Para ello, tuvimos que desplazarnos hasta la parada de vaporetto Fondamente Nove, situada en el margen superior de la isla de Venecia, en su barrio de Cannareggio. La mejor manera de llegar a estas islas (también a Torcello) es coger un vaporetto desde ésta parada y utilizar su línea Laguna Norte para alcanzarlas. Murano está relativamente cerca de Venecia, a unos 15 minutos en vaporetto, pero Burano y Torcello ya quedan más apartadas.

Como teníamos pensado hacer hasta tres viajes para recorrer las islas, optamos por comprar un bono de 12 horas, que nos salió por 16 Euros. Comprando los tres billetes por separado nos hubiese costado 19,50 Euros.

Esperando al vaporetto, pudimos contemplar la isla dónde se aloja el cementerio de San Michele, última casa de muchos venecianos.

Cogimos nuestro vaporetto, que en unos 15 minutos nos dejó en la primera parada de Murano, que es la que queda más cerca de la fábrica de vidrio que queríamos visitar. Nada más bajarnos, nos encaminamos hacia la izquierda para encontrar, un poco más adelante, el lugar dónde disfrutaríamos de la demostración de cómo se elabora artesanalmente el famoso cristal de Murano. La demostración es gratüita, te tienen esperando en la tienda de regalos hasta que te toca tu turno y luego tan solo te piden “la voluntad”. La verdad es que está bastante bien, y sirve para poder ver como trabajan estos artesanos del vidrio durante uno 20 minutos. Todo unos artistas.

 

Finalizada la visita, nos encaminamos hacia el centro de la isla recorriendo su canal principal. La verdad es que Murano poco más tiene que ofrecer a parte de su cristal, pues todo lo demás que nos enseña ya se ha visto de manera más esplendorosa en la vecina Venecia. Desde mi punto de vista, la visita sólo se justifica si se acude a ver como se elabora artesanalmente el cristal de Murano.

Sin perder mucho más tiempo, nos encaminamos hacia la parada de vaporetto que hay bajo el faro de la isla, para tomar uno de esos autobuses acuáticos que en unos 40 minutos nos acercaría a la otra isla que queríamos visitar: Burano.

El trayecto transcurrió por una especie de carretera acuática, cuyos márgenes se iban señalizando con boyas. Finalmente, el altavoz del vaporetto anunció la parada de Burano, y descendimos de él junto con otros muchos turistas que tenían previsto visitar la isla como nosotros.

Lo único que tiene Burano (que ya es mucho) es pasear por sus calles y canales, regalando a la vista la imagen de las pintorescas casas de colores que los pescadores decoraron con el sobrante de pintura para los barcos.

Comenzamos a adentrarnos por sus calles, entre ropas tendidas y fachadas color pastel. El pueblo estaba realmente tranquilo, paz tan sólo interrumpida por las voces de los turistas que por allí andábamos.

La imagen de Burano desde el que debe ser su canal principal es realmente pintoresca. ¡Vaya gama de colores!

Nosotros llegamos hasta uno de los límites de la isla, donde habían varadas diversas barcas azules de pescadores, los verdaderos moradores de la isla. Una isla cuyo “souvenir” principal son los encajes artesanos que se venden en diversas tiendas focalizadas cerca de la plaza principal de la isla, junto a la iglesia.

Nos pasamos la mayor parte del tiempo tirando fotos, pues lo pintoresco del lugar hacía difícil tener la cámara en reposo.

Decidimos quedarnos a comer allí, pese a que la oferta de restaurantes de la isla era bastante escasa (estaba casi todo cerrado).

Comimos en Ristorante Galluppi, en la calle principal, y la verdad es que estuvo bastante bien. Yo pude probar un delicioso rissotto alla adriatica, que estaba para chuparse los dedos.

Tras la comida, y visto que poco nos quedaba ya por hacer en la isla, decidimos regresar a la parada de vaporetto para poner rumbo de nuevo a Venecia.

En casi una hora de trayecto estábamos desembarcando de nuevo en Fondamente Nove. A las 19:00 h debíamos estar preparados con las maletas en Piazzale Roma para coger el bus con destino al aeropuerto, así que teníamos unas tres horas para acabar de comprar algunos souvenirs, callejear un poco más por Cannareggio, recoger las maletas del hotel y coger de nuevo la línea 1 de vaporetto para regresar a Piazzale Roma por el Gran Canal, esta vez de noche.

Aprovechamos que estábamos relativamente cerca para visitar la iglesia de Madonna dell’Orto, lugar donde fue enterrado el célebre pintor veneciano Tintoretto. Su tumba, algunas de sus pinturas en el ábside, y una bonita fachada, hacen de esta iglesia una de las que no hay que perderse si se visita Venecia.

Seguimos callejeando por Canareggio para acabar desembocando en Strada Nova, avenida principal del barrio que utilizamos para realizar las compras de última hora.

Tras pasar por el hotel y con las maletas ya a cuestas, cogimos el vaporetto número 1 cerca de Piazza San Marco para regresar de esta manera a Piazzale Roma. Queríamos hacerlo de esta manera para poder disfrutar del Gran Canal de noche, y llevarnos un último recuerdo inolvidable de la ciudad.

Y la verdad es que así fue. Pese al frío que hacía en el exterior de la embarcación, pasé todo el trayecto disfrutando del Gran Canal y sus palacios, así como de su elegante iluminación. La belleza veneciana se quedó grabada en mi retina a fuego: Fue lo último que ví, y probablemente, lo más bello. No hay que perdérselo, el Gran Canal de noche es una pasada.

Finalmente llegamos a Piazzale Roma y nos encaminamos hacia la parada desde donde tenía que partir nuestro autobús. Pequeño fue el susto que nos llevamos cuando nos dijeron que el último autobús al aeropuerto (de nuestra compañía) ya había partido. Al parecer, según los días de la semana los horarios de los autobuses cambian, y nosotros habíamos mirado el horario de otro día. Me veía ya pagando un carísimo taxi cuando, afortunadamente, encontramos otro autobús que iba para el aeropuerto y tenía plazas libres. Fue nuestra salvación.

Con un poco de susto en el cuerpo pusimos el punto y final a tres días inolvidables recorriendo uno de esos lugares especiales, únicos en el mundo. Venecia cumplió sobradamente con las expectativas que llevábamos de ella, además de dejarnos maravillados con su sobrado encanto. Dicen que hay algunos destinos especiales que, de tan explotados, pierden su magia; Venecia no es el caso. Al menos en Enero.

Recordaros que podéis seguir todas las actualizaciones de la web tanto en Facebook como en Twitter.

Saludos!!

 

 

Sobre el Autor

Toni

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2012/05/venecia-2012-dia-3-murano-y-burano/

13 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Marta

    Hola Tony! Después de mucho leer estoy hecha un lío… La próxima semana estaremos 4 días en Venecia y voy con mi peque de 3 años, con lo que preferimos hacer la excursión a las islas por nuestra cuenta para hacerlo tranquilamente y al ritmo de la niña. Estaremos alojados al lado de la plaza san Marcos y aún no tengo muy claro que línea de vaporetto comer.., tú dices que la mejor es la LN que sale de Canarieggo pero he leído otros diarios y cada uno te dice una cosa,.., cuál es la mejor? Es que por lo que veo hay muchas opciones…. Gracias y un saludo. Me ha gustado mucho el post

  2. Selene

    Hermosísimo blog!. yo estoy haciendo un video sobre un viaje que realizó un sobrino a Venecia. Yo no he tenido la oportunidad de conocerla pero al hacer este video he disfrutado y aprendido muchísimo de la ciudad y he quedado maravillada ante tanta belleza. El video dura una hora y media asi que imaginen… está muy bonito he interesante. Gracias por compartir vuestro viaje a venecia.

    1. Toni

      Gracias por tu comentario Selene! Seguro que si algún día tienes la oportunidad de conocerla, Venecia te enamorará.

  3. Jesús

    Yo visité Burano Murano y Torcello. Las dos primeras me encantaron y la tercera a pesar de ser agradable se puede pasar de visitarla si el tiempo apreta

  4. Eduardo

    Destacar 2 cosas: Estuvimos en el Hotel Marconi, junto al Ponte di Rialto (Muy bien). Recomendado para comer en Murano: Osteria La Perla AIBIASATEI (Campo San Bernardo 1). La encontramos de casualidad y estuvo muy bien la relación calidad-precio (pago en efectivo 63 € 4 personas, 2 platos, sin café, trato muy amable, invitación a postre típico)

    1. Toni

      ¡Gracias por el apunte!

      Saludos,

  5. Marcelo

    el hotel en q se alojaron para el mes de mayo por 2 noches me cotizaron la modica suma de 500 euros

    1. Anónimo

      Pues se ha debido revalorizar mucho! No es un hotel de 250 euros la noche…ni mucho menos. Es un buen hotel para pagar menos de 100 euros la noche, no más.

      Piensa que nosotros también fuimos en temporada bajísima, en pleno enero…

  6. ANA

    Hola! me ha gustado mucho leer todo , pues me sirve de informacion para el proximo viaje que pensamos realizar.

    No sabiamos si coger la excursion que ofertan de 4 horas a Murano, Burano y Torcello, porque unos amigos nos dijeron que se ve todo muy rapido y que por ejmplo Torcello no merece mucho la pena.Por eso habia pensado ir por nuestra cuenta a Murano y Burano, y al leerte pues me he animado, pero me gustaría saber cuanto en total el viaje, venecia-murano-burano-venecia, si se puede hacer todo eso con el abono de trasnporte de 12 horas .y cuanto tiempo en total empleaste desde que saliste hasta que regresaste, por hacerme una idea.
    Gracias por todo

    Ana

  7. Matías

    Hola Tony, te felicito por las excelentes fotos del viaje y tan buen relato del mismo! Fascinante el contraste de luces y sombras, y los colores de Burano me hicieron acordar a Caminito, Buenos Aires.
    Tendré la suerte de visitar Venecia próximamente y sin dudas tu post nos ayudará a aprovechar mejor nuestra estadía.
    Un saludo desde Argentina!

    1. Toni

      Gracias Matías!!

      Seguro que Venecia te encanta, ya me contarás a la vuelta!

      Un saludo!!

  8. José Carlos DS

    Si algo hay que destacar de estas visitas es el colorido de las calles, no habrá una igual, me recuerda a las puertas multicolor en Dublín jaja

    1. Toni

      Hola Jose Carlos!

      Sobretodo Burano, es realmente pintoresca!

      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>