«

»

Ene 22 2014

PROVENZA / COSTA AZUL 2013 – DÍA 2: Niza y Villefranche-sur-Mer.

El día se presentó lluvioso y gris cuando nos despertamos sobre las 9 am y corrimos la cortina de la ventana de la habitación, que daba a la plaza principal de Vence.

Tras un desayuno a base de café y croissants, cogimos nuestro coche del párking y pusimos rumbo a Niza, a una media hora de camino.

Adentrándonos ya en la ciudad, nos dimos cuenta con sólo fijarnos desde la ventanilla, de la gran tasa de inmigración de la ciudad, sobretodo magrebí, procedente del norte de África.

Nos costó bastante encontrar aparcamiento más o menos céntrico, así que finalmente decidimos dejar el coche en el parking subterráneo del Teatro de las Artes, muy cerquita del casco antiguo de la ciudad.

Con el aparcamiento solventado, nos adentramos por las callejuelas de la zona más antigua de la ciudad. Para mí es lo mejor de Niza. Caminar por el casco antiguo, con su aire añejo, entre fachadas amarillas y rojizas color pastel. Con ese aroma a especias y jabón. Con las gaviotas adueñándose de las plazas. Con esa mezcla entre lo italiano y lo francés… Que os voy a decir, la zona vieja de Niza me cautivó, y yo sin esperarlo…

Callejeando sin mucho rumbo nos topamos con el mercado diario, todo un colorido despliegue de paraditas de flores, jabones, especias, aceitunas… Muchos colores y olores que, pese al día gis, fueron una delicia para los sentidos.

Comimos en uno de los muchos restaurantes italianos que hay desperdigados por las calles y plazoletas antes de comenzar el ascenso a la Colina del Castillo.

Una vez arriba, disfrutamos de unas vistas increíbles de la ciudad, con sus tejados rojos al más puro estilo Lisboa. Salvando las distancias, encontré ciertas similitudes entre ambas ciudades. Niza también tiene es aire melancólico tan característico de la capital portuguesa, o sería el día lluvioso, no sé. Lo que sé es que vale la pena la suave ascensión a través de un parque para poder disfrutar de las vistas.

Regresamos al parking para recoger nuestro coche y recorrer la Promenade de l’Anglais, el paseo marítimo de Niza. Pasamos por delante del famoso Hotel Negresco y nos encaminamos hacia el norte de la ciudad para visitar la Iglesia Ortodoxa Rusa de San Nicolás. Curioso cuanto menos el toparse con este tipo de edificio junto al Mediterráneo.

Con la Iglesia Rusa dimos por concluída nuestra visita a Niza y pusimos rumbo a nuestro siguiente objetivo del día, el pintoresco Villefranche-sur-Mer.

Tardamos 20 minutos en alcanzar este bonito pueblo de pescadores. Una vez allí, poco había que hacer más que disfrutar de sus callejuelas y su ambiente marinero, descendiendo hasta el muelle por las empinadas escaleras. La verdad es que parecía un pueblo fantasma, pues no había nadie por las calles. Muy diferente tiene que ser Villefranche en pleno verano. Hicimos unas cuantas fotos del pueblo y su bahía, formada por la Península de Cap Ferrat, y plagada de coloridas barquitas de pesca.

La tarde empezaba a oscurecer cuando regresamos a Vence.

Tras una deliciosa cena (qué bien se come en esta zona) en el casco antiguo, dimos por concluido nuestro segundo día por la Costa Azul francesa.

 

 

Sobre el Autor

Toni

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2014/01/provenza-costa-azul-2013-dia-2-niza-y-villefranche-sur-mer/

1 comentario

  1. Leni

    Olá!
    Desculpe não não escrevo nada em espanhol.
    Adorei seu Blog, vou visitá-lo mais vezes.
    Será que poderia me dar dicas de gasto diário na Cote D’Azur.
    Para visitar os arredores de Nice o que é melhor< ônibus, carro ou trem.
    Obrigada,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>