«

»

Oct 27 2015

Sur de Bali: Kuta y Pura Luhur Uluwatu

Pasar de la tranquila e inspiradora Ubud a la frenética Kuta, en el sur de la isla, es un cambio radical. Y para mi gusto no a positivo.

Llegamos a la capital surfera de Bali ya de noche procedentes del muelle de Padangbai, al que habíamos llegado después de unos días en las islas Gili.

Nuestra primera sensación de Kuta (como las siguientes) fue mala: un tráfico espantoso y mucho caos circulatorio nos dieron una “cálida” bienvenida a la ciudad. Una vez instalados en nuestro hotel, salimos por los alrededores del mismo para buscar algún sitio dónde cenar. No tuvimos que buscar mucho, pues en la misma esquina de nuestra calle había un “warung” en el que despachamos algunos platos típicos balineses.

Kuta de noche

 

Ya a la mañana siguiente, nos encaminamos hasta la playa principal de Kuta. Mientras caminábamos hacia la costa en un día bastante gris, nuestra percepción de Kuta fue empeorando. Calles muy sucias, restos de las juergas nocturnas por todas partes y sin recoger, y alguna que otra rata encontramos en las calles aledañas al centro.

No sé si por el día gris, o porque acabábamos de llegar de Gili, pero la playa de Kuta me pareció de lo más normalita. Eso sí, para los surferos debe ser una bendición, pues todo en Kuta está orientado al surf, y el ambiente surfero es palpable en todo momento.

Alrededores de la playa de Kuta

 

Natalia en la playa de Kuta

 

Ambiente surfero en Kuta

 

Tras pasear un rato por la playa, comenzamos a hacerlo por el paseo marítimo, repleto de restaurantes, fast food, tiendas de surf, y pubs. Todo para el turista y es que Kuta fue, de largo, de lo más masificado de la isla. Por eso Ubud, con un ambiente muy diferente, más cultural y de menos ocio nocturno, encabeza mis preferencias para alojarme en la isla si algún día vuelvo. Que espero que sí.

Playa de Kuta

 

Zona de restaurantes en Kuta

 

Zona comercial de Kuta

 

Pasamos el resto de la tarde-noche chafardeando en el Art Markt, un mercado de artesanías en el que tienen de todo y a buen precio y posteriormente cenando en uno de los muchos restaurantes del paseo marítimo. Antes de regresar al hotel, negociamos con un taxista para que nos llevase al templo de Uluwatu al día siguiente, a lo que accedió por 250.000 IDR, esperándonos y trayéndonos de vuelta.

Ofrendas por las calles

 

Kuta

 

Pura Luhur Uluwatu es un templo hinduísta que se encuentra a una hora escasa de Kuta, y que tiene como peculiaridad el hecho de encontrarse al filo de un acantilado con más de 70 metros de caída, además de contar con una legión de “simpáticos” monos custodiándolo. Léase “simpáticos” como un eufemismo, pues realmente son unos grandísimos Hijos de p— que intentarán robaros al menor descuido.

Acantilados cercanos a Uluwatu

 

Mono en Uluwatu

 

Nuestro taxi pasó a buscarnos puntual por el hotel, y nos dejó en la entrada del templo. El templo en sí estaba cerrado, por lo que lo único que pudimos hacer fue pasear por sus alrededores y disfrutar de la magnífica vista que se obtiene del templo al borde del acantilado, así como de los propios acantilados cercanos, que parecen cortados a cuchillo sobre un mar de lo más azul.

Acantilados de Uluwatu

 

Pura Uluwatu

 

Como he comentado anteriormente, hay que tener precaución con los monos, pues los de este templo tienen fama de agresivos (a Natalia se le subió uno a la cabeza), así que conviene andar alerta con  las pertenencias y mantener las distancias.

Accediendo a Uluwatu

 

Los traviesos monos de Uluwatu

 

Tras pasear un rato por los alrededores regresamos al taxi, que antes de dejarnos de nuevo en Kuta paró en la playa de Jimbarán, una de las más famosas de Bali, y dónde le pedimos que nos esperara hasta que comiéramos. La playa, pese a ser muy bonita, estaba bastante tranquila en cuanto a gente, así que disfrutamos de una buena comida en una mesa en  plena playa. Mientras comíamos, veíamos aterrizar los aviones en el cercano aeropuerto de Kuta.

Playa de Jimbarán

 

El taxi nos dejó de nuevo en la bulliciosa Kuta, en la que pasamos el resto de la tarde descansando en el hotel. Al día siguiente tocaba poner rumbo al aeropuerto para dar por concluida nuestra visita a la isla, uno de los lugares que más nos han marcado (para bien) de todos los que hemos visitado.

 

TIPS:

 

  • El precio de la entrada a Pura Uluwatu era en la fecha del viaje de 20.000 IDR.
  • Taxi al aeropuerto de Kuta desde el centro: 30.000 IDR. Trayecto de 10-15 minutos.
  • Los warung son restaurantes locales en los que probar a buen precio los platos típicos de Indonesia.
  • En Kuta dormimos en el Sapta Petala Hotel, alejado del bullicio del centro y cerca del aeropuerto. Buen hotel para presupuestos ajustados.

 

UBICACIÓN:

 

Sobre el Autor

Toni

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2015/10/sur-de-bali-kuta-y-pura-luhur-uluwatu/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>