Entradas correspondientes a la etiqueta 'Alsacia'

Sep 22 2014

Estrasburgo, Capital Europea de la Navidad


Si en un lugar se vive la Navidad con especial intensidad, esa es la región francesa de Alsacia. Más allá de sus encantadores pueblos, su capital, Estrasburgo, es un lugar fascinante para vivir estos días tan especiales en el mejor de los decorados.

Navidad en Estrasburgo

Todas las calles – y los establecimientos de éstas – se engalanan y preparan a conciencia para recibir la llegada de estas fechas . Y es que, desde la primera semana de Diciembre, además de ser la capital legislativa del viejo continente, con el Parlamento Europeo,  se convierte también en la capital Europea de la Navidad.

Mercado navideño en La Petite France

Plaza de la catedral, Estrasburgo

El vino caliente – Gluhwein – corre por las calles y plazas, estando éstas siempre abarrotadas por las paraditas de madera de los bulliciosos mercados navideños, que ofrecen todo tipo de productos típicos de las fechas, desde dulces hasta artesanías.

Puesto de vino caliente

Parada de un mercado navideño de Estrasburgo

Callejear de día es una delicia, pero hacerlo de noche – si no hace mucho frío –  se convierte en algo parecido a meterse en un cuento navideño, con centenares de bombillas iluminando cada rincón.

Las calles están perfectamente engalanadas

Estrasburgo de noche

Calle de Estrasburgo decorada para la Navidad

Dejando a un lado la Navidad, Estrasburgo es una ciudad bella también sin decorar. Probablemente una de las más bellas de Europa. Sus canales le dan un aire indudablemente especial, y el barrio de la Petite France, con sus antiguas casas de entramado de madera, parece más el decorado de un cuento que un lugar real.

Petite France

Canales de Estrasburgo

En Petite France

También se puede caminar por las elegantes calles del centro de la ciudad, situado en una especie de isla rodeada por los canales – Grand Île – , hasta llegar a la plaza dónde se haya la gótica Catedral de Notre Damme, y toparnos con esta imponente mole al dar la vuelta a una esquina.

Plaza en Grand Île

Catedral de Notre Dame

Plaza de la catedral

Estrasburgo, capital Europea de la Navidad, sí, pero durante el resto del año podría perfectamente optar a capital Europea del encanto, o como quiera que se llame esa sensación placentera por acumulación de belleza que produce el caminar por sus calles.

 

TIPS:

 

  • Os recomendamos un alojamiento a las afueras de Estrasburgo, por si vais en coche, para pasar una estancia inolvidable: La Stoob B&B. Ubicado en una casa típica de la zona, con sus entramados de madera, se trata de un alojamiento familiar que podría salir perfectamente en la enciclopedia como definición de “Hotel con encanto”
  • Estrasburgo es una ciudad en la que es muy difícil aparcar. Debido a ello hay disponibles los Park & Ride, unos aparcamientos en las afueras que por unos tres euros te incluyen el billete de transporte público al centro de la ciudad. Realmente útiles.
  • Si la época elegida es el invierno, no dejéis de probar el vino caliente, o Gluhwein. Os gustará más o menos, pero se trata de una tradición imperdible de esta parte de Europa.
  • Para los que viajáis unos días por la zona, obligatorio realizar la Ruta del Vino, visitando los encantadores y pequeños pueblos que quedan al sur de Estrasburgo.

 

UBICACIÓN:

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2014/09/estrasburgo-capital-europea-de-la-navidad-2/

Dic 22 2013

Alsacia: Tierra de vinos y pueblos medievales

Colmar, Riquewihr, Kaysersberg, Eguisheim… Son nombres desconocidos para mucha gente, pero dan nombre a bellas poblaciones enclavadas en plena Ruta del Vino de Alsacia. Pueblos medievales, casi de cuento y que, en el mejor de los sentidos, parecen más unos escenarios idílicos de cartón-piedra que pueblos reales.

Separados entre sí por interminables viñedos cultivados en las suaves colinas alsacianas, una ruta por estas poblaciones es un placer para los sentidos. Más si se visitan en temporada navideña, cuando cada calle, cada rincón, está decorado con sumo gusto y hasta el último detalle.

El único inconveniente de su visita radica en que sí se llega en coche y, como nosotros, en temporada alta navideña, llegar a los pueblos puede resultar una pequeña odisea sobretodo en fin de semana. Largas colas e imposibilidad de aparcar relativamente cerca de las poblaciones serán los principales problemas. Además, en algunos de ellos costaba hasta caminar por las calles de la gente que había…

Eso sí, una vez superados estos escollos… a disfrutar. Disfrutar de unas poblaciones irrealmente bellas. De sus preciosas casas con entramados de madera. De la exquisita y abundante decoración navideña. De los puestos de comida callejeros en los que degustar vino caliente, crepes, o salchichas con chucrut. O simplemente, de la delicia que supone pasear por las callejuelas, plazas, y rincones de las poblaciones mencionadas al principio de este post. Porque poco más hay por hacer, pero lo poco es más que suficiente.

Colmar es probablemente el centro neurálgico de la Ruta de los Vinos, y se trata de la población más grande. Su casco antiguo es realmente bonito y cuenta con la Petite Venise, pequeña zona surcada por un par de canales que le dan el nombre y más encanto aún si cabe.

A poco más de 10 minutos al sur de Colmar, nos topamos con Eguisheim, pequeño pueblo con rincones realmente encantadores cuya principal característica es que las calles son circulares rodeando el centro de la población. A nosotros fue de los que más nos gustó, debido en gran medida a que fue de los que menos saturado de turistas estaba, además de su innegable belleza.

Riquewihr es considerado por muchos el más encantador de los pueblos de la ruta aunque nosotros, sinceramente, no logramos disfrutarlo como merecía. Tras acceder a él por la preciosa puerta medieval, nos dimos cuenta de que lo habíamos visitado en mala época. La aglomeración de gente era tal, que casi ni podíamos ver el adoquinado por el que pisábamos. No ibas donde querías, sinó donde la marea humana de turistas te dejaba ir. Si escapabas un poco de la calle principal, aún se podía encontrar algún rincón de paz donde disfrutar de las preciosas calles y casas medievales.

De Alsacia y Basilea 2013

Situado entre Riquewihr y Colmar, y adentránodose un poco en la cordillera de los Vosgos se encuentra Kaysersberg. Llegar a él no fue fácil, pues debido a la gran afluencia de gente debimos dejar el coche aparcado en las afueras y utilizar un servicio especial de autobús que nos acercó hasta el centro. Tan sólo vimos el pueblo de noche, con lo que la idea que tengo de él es sesgada. Eso no quita que, dominado por un castillo en lo alto de la colina y surcado por un encantador riachuelo bajo un puente de piedra, la imagen que nos dio fue tremendamente idílica.

Para ser franco, los cuatro pueblos son bastante parecidos en lo esencial, pero es tal la delicia de pasear por su callejuelas y descubrir rincones nuevos para admirar y fotografiar, que no sólo os animaría a visitarlos todos si no que también propondría probar con otros a los que a nosotros no nos dio tiempo a ir como Ribeauville, Hunawihr, Bergheim, Obernai

 

DATOS PRÁCTICOS

 

  • Para llegar a la región francesa, nosotros utilizamos el práctico aeropuerto Europeo de Basilea – Mulhouse – Freiburg, que pertenece tanto a Suiza como a Francia y Alemania. Una perfecta base para conocer el norte de Suiza, la Selva Negra alemana o, como fue nuestro caso, Alsacia.
  • La mejor manera para recorrer la Ruta de los Vinos es, sin duda, el coche. Nosotros alquilamos uno en el aeropuerto por 4 días que nos costó 90 Euros.
  • Si visitáis la región, es obvio decir que no debéis perderos su ciudad más importante y encantadora, Estrasburgo, relato de la cual publicaremos más adelante.
  • El alojamiento en temporada alta puede resultar escaso y caro, así que conviene reservarlo con cierta antelación. Nosotros utilizamos la ciudad de Mulhouse como base para ir descubriendo la zona.
  • Si queréis dormir en una típica casa alsaciana de entramado de madera, no dudéis en reservar en el hotel Chambres d’Hôtes La Stoob, una auténtica experiencia alsaciana.

 

UBICACIÓN:

 

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2013/12/alsacia-tierra-de-vinos-y-pueblos-medievales/

Dic 04 2013

Próximo Destino: Alsacia y Basilea

Ya tenemos destino para nuestra, ya tradicional, escapada para el puente de la Constitución. Mañana mismo partimos con Easyjet a una de las regiones más bellas de Francia, Alsacia, un lugar de  paisaje suizo o alemán, con sus casas con entramados de madera, geranios en los balcones, y en diciembre, preciosos mercados navideños.

Por otra parte, también conoceremos Basilea, primero porque es una de las pocas ciudades suizas que aún no he visitado, y después porque es allí a dónde llegará nuestro vuelo procedente de Barcelona. Una vez en el fronterizo aeropuerto (limita también con Francia y Alemania), alquilaremos un coche para realizar la ruta que tenemos prevista.

Una ruta que se basará en subir hasta Estrasburgo, ciudad a la que tengo muchas ganas, para visitarla el primer día. Los siguientes dos días los dedicaremos a ir descubriendo los preciosos pueblos del interior de la región , como Colmar, y algún que otro castillo. Finalmente, acabaremos la escapada de cinco días descubriendo la ciudad de Basilea, desde donde regresaremos a casa.

Colmar en Navidad - http://noel.tourisme-alsace.com/en

La verdad es que el aeropuerto de Basilea sirve de perfecta base para descubrir tanto Alsacia, como la Selva Negra alemana o el norte de Suiza. Nosotros nos decantamos por la primera pues uno de los motivos principales del viaje era buscar un gran ambiente navideño, y Alsacia es sin duda puntera en ese aspecto. La Selva Negra, que también tiene muy buena pinta, siempre estará ahí para futuras escapadas.

Os iremos informando a través de las redes sociales.

¡Saludos!

 

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2013/12/proximo-destino-alsacia-y-basilea/