Entradas correspondientes a la etiqueta 'Ammán'

Mar 28 2015

Amán: Breve pas(e)o por la capital de Jordania.

Llegamos a Amán a través de la militarizada y tensa frontera con Israel de Allenby/Puente del Rey Hussein. Tal es la tensión, que un taxista israelí nos tuvo que acercar desde la carretera al puesto fronterizo, pues el taxista palestino que nos llevaba hasta el momento lo tenía prohibido. Y no era cuestión de ponerse a caminar en ese preciso lugar, y en pleno desierto… Una vez en el paso, nos pusimos a la cola y abonamos los 178 ILS de tasa tras la escrutadora mirada del funcionario israelí de turno. Un autobús nos llevó a territorio jordano, donde adquirimos el visado y compartimos un taxi (30 JOD) con una chica canadiense hasta la capital.

Zona fronteriza entre Israel y Jordania

Amán nos dio la primera sensación de ser una ciudad enorme, y con un mismo tono de color en todas sus viviendas: el blanco.

Ammán, monocolor

Pedimos al taxista que nos dejara en el casco antiguo de la ciudad, donde teníamos reservado nuestro hotel. Tras hacer el check in, fuimos a comer justo en frente a un conocido restaurante, Jafra, que desde aquí os recomiendo. Allí degustamos algunos platos típicos mientras grupos jóvenes de amigos y parejas de novios tomaban té, refrescos, o fumaban shisha amenizando una charla. La capital jordana también nos dio la sensación, en el poco tiempo que estuvimos en ella (una tarde), de ser una ciudad moderna y abierta, pese a que conserva el tradicionalismo musulmán típico, como el uso del velo en las mujeres o la llamada a la oración de las mezquitas.

Tomando algo en Jafra Café

 

En Jafra Café

 

Kebab jordano

Ammán no es una ciudad con grandes atractivos, ni multitud de ellos, pese a que si conserva en muy buen estado algunas ruinas romanas comeos Teatro y la Ciudadela, que nosotros no pudimos visitar por falta de tiempo. Eso sí, al día siguiente no desquitamos visitando las ruinas romanas de Jerash, de las mejores del mundo y pocos kilómetros al norte de la capital jordana.

En el interior de un pequeño zoco

 

Tienda de coloridos Hiyabs

 

Souvenirs jordanos. La Kufiya, el número uno.

A lo que si nos dio tiempo esa misma tarde fue a buscar y encontrar el Wild Reserve, un Café con una terraza preciosa y unas vistas de Ammán realmente privilegiadas. Allí estuvimos viendo atardecer sobre la ciudad mientras tomábamos algo de té, escuchábamos cantar al muecín, y veíamos ondear la enorme bandera jordana que se alza en una de las colinas de la ciudad.

Vistas de Ammán desde el Wild Jordan Cafe

 

Tomando algo con vistas privilegiadas

 

Atardecer sobre Ammán

De regreso al hotel, ya de noche, paseamos un poco por el centro antes de recluirnos en nuestro alojamiento. Desde la terraza del mismo, vimos como el trajín que unas horas antes desbordaba las aceras, se iba apaciguando lentamente a medida que la luna se apoderaba del cielo de Ammán.

Vistas desde la terraza de nuestro hotel

Al día siguiente tocaba iniciar una ruta por el país en la que descubriríamos joyas como el citado Jerash, Petra, o el desierto de Wadi Rum. Ammán tan sólo había sido una puerta de entrada amable a un país realmente maravilloso. Lo mejor aún estaba por llegar.

 

TIPS:

  • Nuestro alojamiento en Ammán fue The Boutique Hotel, un hotel perfectamente ubicado en el casco antiguo cuyo dueño, Hani, nos ayudó en todo lo que pudo las pocas horas que estuvimos en la capital. Nos costó 30 JOD / noche.
  • En el momento de nuestro viaje (Agosto 2013) el Dinar Jordano estaba casi parejo con el Euro. 1 Euro = 0’81 JOD.
  • El mejor momento para visitar el Wild Jordan Café y su terraza es sin duda el atardecer. Eso sí las buenas vistas se pagan, así que pedid precio primero de lo que comáis si no queréis llevaros un susto.

 

UBICACIÓN:

 

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2015/03/amman-breve-paseo-por-la-capital-de-jordania/