Entradas correspondientes a la etiqueta 'Hungría'

Sep 19 2013

BUDAPEST 2012 – DÍA 4: Isla Margarita y la Colina Gellért.

IMG_2119Lunes 09/04/2013

Probablemente Budapest ya nos había ofrecido a esas alturas de la escapada sus mejores atractivos, pero esa situación no quitaba que aún había varias cosas que aún despertaban nuestro interés en la capital húngara. En concreto, las dos visitas que nos habíamos reservado para nuestro último día en Hungría eran la Isla Margarita, y la Colina Gellért.

Tras desayunar en una terracita a orillas del Danubio, pusimos rumbo a pie por la tranquila Buda  hacia la Isla Margarita. No tardamos mucho en alcanzar el Puente Margarita, en mitad del cual se haya la entrada a la isla.

La Isla Margarita es un pequeño islote en pleno río Danubio que hace las funciones de parque en la ciudad. En ella se pueden encontrar varios atractivos tales como monumentos, un pequeño Jardín Japonés, o la Torre del Agua, construcción de 57 metros de altura que sirve como mirador.

Además de ello, es un fantástico espacio verde, ideal para hacer deporte o, simplemente, dar un paseo respirando aire puro.

Pese a que no es una extensión de terreno enorme, si que hay algo de distancia de punta a punta, con lo que una manera perfecta para descubrirla es alquilando unas bicis, como hicimos nosotros nada más acceder a la isla.

Ya con nuestras bicis, hicimos un recorrido circular por la isla, deteniéndonos de vez en cuando a admirar el Jardín Japonés o a, simplemente, estirarnos un rato en el verde césped.

Cuando se nos acabó el tiempo de alquiler de nuestras bicis, las devolvimos y pusimos de nuevo rumbo al Puente Margarita, para cruzar esta vez a la zona de Pest.

Comimos algo y repusimos fuerzas en un fast food muy cercano al puente, lugar desde dónde a continuación tomamos el tranvía nº2, que hace un bello recorrido por la ribera del Danubio, en la orilla de Pest, en el que a parte de pasar por delante del Parlamento, se puede admirar la orilla opuesta del río, la de Buda, con lo que el trayecto queda bastante completo para dar un vistazo a algunas de las zonas más bellas de Budapest.

Descendimos en la parada que queda en frente del Puente de la Libertad y a la vez en frente de la Colina Gellért, la que iba a ser nuestra siguiente visita.

Cruzamos el espléndido puente de color verde – el más bonito de la ciudad tras el famoso Puente de las Cadenas –  y nos situamos al pie de la colina.

La Colina Gellért es famosa por albergar el balneario / baños termales de mismo nombre – uno de los más famosos de Budapest – así como la Iglesia de la Ceva excavada en la misma colina, y la Ciudadela en todo lo alto, desde la que se obtienen unas preciosas vistas de la ciudad.

Como el día anterior ya habíamos estado en Schezeny, pasamos directamente de los Baños Gellért para dirigirnos a la Iglesia de la Cueva, al inicio de la colina.

Como su propio nombre indica, esta iglesia tiene la particularidad de estar excavada en la misma roca de la colina, con lo que todas sus estancias tienen aspecto de cueva. La verdad es que es una visita curiosa, a la que vale la pena acceder. La entrada es gratuïta, y si se tiene la suerte de asistir a un servicio religioso, se puede convertir en una visita muy especial.

Tras visitar la Iglesia, comenzamos el ascenso a la colina sus serpenteantes senderos hasta llegar a su cumbre, donde se encuentra la Ciudadela. Más que para visitarla ( se trata de una mera fortificación sin mucho encanto ) habíamos subido allí arriba para disfrutar de las que puede que sean las mejores vistas de toda Budapest. Bajo el dominio del impresionante Monumento a la Libertad – visible desde casi cualquier punto de la ciudad – se puede atisbar la capital húngara dividida por el imponente Danubio, con sus bellos puentes y el precioso Parlamento en una de sus orillas.

Descendimos la Colina Gellért cuando ya estaba atardeciendo. Nuestras horas en Budapest se estaban agotando pues a la mañana siguiente, temprano, deberíamos poner rumbo al aeropuerto para volver a casa.

Nuestros últimos momentos en la capital húngara los dedicamos a disfrutar de los cafés de Pest y a pasear de noche por l zona, viendo iluminados alguno de sus atractivos, como la Catedral de San Esteban.

Buscamos un buen restaurante para cenar y quedarnos con buen regusto de una ciudad que nos había ganado desde que aterrizamos en ella, cuatro días atrás. Cuatro días que nos sirvieron para descubrir sus mayores atractivos y para zambullirnos en un país, Hungría, que espero recorrer más a fondo algún día.

 

 

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2013/09/budapest-2012-dia-4-isla-margarita-y-la-colina-gellert/

Abr 11 2013

BUDAPEST 2012 – DÍA 2: Recorrido por Pest

Sábado 07/04/2012

El día despertó soleado y sin una nube en el cielo, perfecto para pasar una jornada descubriendo Pest, la zona llana y con más vida de la capital húngara.

Aprovechando el tiempo primaveral, desayunamos en una terracita a orillas del Danubio antes de comenzar la marcha, que tendría como primera parada el Monumento de los zapatos, en la otra orilla del río y ya en la zona de Pest.

Para llegar allí cruzamos el precioso Puente de las Cadenas, uno de los varios que cruzan el Danubio a su paso por la ciudad.

El Monumento de los zapatos es una obra artística en honor a los judíos del gueto de Budapest fusilados por los Nazis y arrojados al Danubio en ese mismo punto del río. Se trata de zapatos en hierro dispuestos en la orilla como olvidados por sus dueños. Tal y como podéis ver en la foto.

Muy cerca del Monumento de los zapatos hayamos uno de los iconos más reconocibles de la ciudad: El Parlamento. De entrada gratuïta para los ciudadanos de países miembros de la U.E., conviene hacer reserva anticipada por Internet ya que se forman largas colas para visitarlo. Nosotros tuvimos que conformarnos con su preciosa fachada, pues no estábamos dispuestos a perder toda una mañana haciendo cola para ver su interior, pese a que parece ser bastante recomendable.

Nuestro siguiente objetivo, también cercano, fue la Basílica de San Esteban. No es que sea nada del otro mundo, pero las vistas desde su campanario bien la hacen merecer una visita. Uno de los mejores puntos para divisar la capital húngara a vista de pájaro y en 360º.

Seguimos caminando y callejeando por Pest, topándonos de vez en cuando con alguna reminiscencia soviética como es el caso de este “simpático” coche antiguo.

Se acercaba la hora de comer y teníamos pensado de antemano hacerlo en uno de los puestos del bullicioso Mercado Central de Budapest, situado casi junto al puente de Isabel, al lado del río. Primero paseamos un poco por el mercado cubierto, entre paradas de todo tipo y olor a “paprika”. En uno de los lados del piso de arriba se acumulan algunos puestos donde comer algo típico, pero el problema es que estaban abarrotados y tuvimos que buscar otra opción.

La opción no estaba muy lejos del mercado y fue un pequeño restaurante en el que comimos de nuevo “goulash” y una especie de estofado a la “paprika”(que no falte).

La tarde se presentaba lluviosa (maldita primavera) así que decidimos acercarnos al Museo Nacional Húngaro, que nos pillaba muy a mano. En él pudimos ver una exposición permanente sobre la historia de Hungría, desde su fundación como estado hasta la época actual. Aunque, para ser sinceros, lo más interesante del museo fue una exposición de fotografía que visitamos después.

Salimos del museo y la lluvia nos dio tregua, así que pusimos rumbo hacia la mayor arteria comercial de la ciudad, la calle Vaci Utca. Por ella, y las calles colindantes, paseamos hasta que nos topamos con una de las cosas más sorprendentes de la escapada: una guerra de almohadas a gran escala y en pleno centro de Budapest. Original manera de pasar la tarde. Allí nos quedamos un buen rato divertidos por los almohadazos que se llevaban algunos bajo un ambiente totalmente cubierto de plumas.

Retomamos Vaci Utca hasta llegar a la animada plaza Vorosmarty Ter, que como el día anterior estaba repleta de paradas de comida típica húngara.

La lluvia comenzó a arreciar de nuevo y, como ya era casi hora de cenar, buscamos un restaurante por Buda, cerquita del hotel. Pero antes, otra elegante vista nocturna del bonito Parlamento.

Nuestro día descubriendo Pest había tocado a su fin, pero al día siguiente tocaba la otra mitad de la capital húngara: la tranquila Buda.

 

 

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2013/04/budapest-2012-dia-1-recorrido-por-pest/

Sep 18 2012

BUDAPEST 2012 – DÍA 1: ¡Hola Budapest!

Viernes, 06/04/2012

Un vuelo de unas tres horas de duración nos dejó sobre las 17h de la tarde en el aeropuerto Ferihegy de Budapest. Habíamos volado con  Ryanair, compañía que tras el cierre de la húngara Malev, aprovechó el hueco libre en el aeropuerto de la capital húngara. Y a nosotros estupendo que nos vino.

Al no facturar maleta, superamos el trámite aeroportuario de manera rápida, así que 10 minutos después de aterrizar ya estábamos esperando el autobús público que debía acercarnos hasta la estación de metro para llegar a Budapest. Esta es la manera más económica de llegar al corazón de Hungría, aunque luego hay otras opciones más cómodas como el taxi o las minivans, que por unos 11 Euros por cabeza te dejan en la puerta del hotel.

Nosotros, para no tener que rascarnos mucho el bolsillo, optamos por la opción larga. Tomamos el autobús 200E a la salida misma de la terminal (tras adquirir el billete por 320 HUF en un quiosco ya que las máquinas expendedoras son indescifrables), que en unos 25 minutos nos dejó en la estación de metro de Kobanya – Kipest tras recorrer las grises afueras de la ciudad. Ésta es la primera parada de una línea azul de metro que cruza la ciudad de norte a sur. La verdad es que da un poco de “miedo” en un primer momento por su aspecto más que decadente, pero adquiere encanto cuando ves venir al destartalado metro que te va a llevar al centro. Una red de metro histórica, la de Budapest. De nuevo tuvimos que hacernos con un billete (320 HUF) y tras pasar el control de los revisores de estación que miran cada uno de los billetes, nos montamos en el metro.

Descendimos en pleno centro de la ciudad, en la parada Deak Ferenc Ter, tras una media hora de trayecto. Budapest nos dio la bienvenida casi anocheciendo y con una fina llovizna que nos hizo apresurarnos para llegar a nuestro hotel. El Art’otel Budapest se encuentra en la zona de Buda, a orillas del Danubio, así que tuvimos nuestra primera toma de contacto con la plaza Vorosmarty ter y el Puente de las Cadenas de camino a éste. El Parlamento, ya casi totalmente iluminado, nos saludaba desde el hall del hotel, al otro lado del río.

Hicimos el check in y dejamos nuestras cosas para salir a descubrir una ciudad sobre la que ya había caído la noche. Aquí es donde nos empezamos a dar cuenta de que Budapest, de noche, ofrece su mejor cara. Tanto el Parlamento como el Puente de las Cadenas estaban perfecta y ténuemente iluminados, ofreciéndonos un paseo por la orilla del Danubio tan elegante como romántico.

No pretendíamos más que una primera toma de contacto con la capital húngara en lo que quedaba de noche, así que nos encaminamos hacia Vorosmarty ter, dónde habíamos visto multitud de paradas de comida típica, para cenar algo tranquilamente. El clima continental de Budapest se hizo notar de noche, con un frío en pleno mes de abril que no sería normal en estas latitudes. Para cenar tomamos sopa de Goulash servida en un cuenco elaborado con pan rústico. Y que decir de nuestro primer sabor húngaro… simplemente delicioso. El Goulash es el plato típico húngaro, y se trata de una especie de estofado de ternera con patatas condimentado con especias varias.

Tras la cena, paseamos un poco por la elegante Vaci Utca, plagada de tiendas de souvenirs y boutiques de primeras marcas mundiales. Se trata de una de las arterias de la ciudad, siendo probablemente la avenida más comercial de ésta. Multitud de turistas paseaban por ella, entre ellos muchos españoles. Aprovechamos el paseo para cambiar nuestros Euros, pues el tipo de cambio en el aeropuerto no era muy favorable ( 1 Euro – 255 HUF) y cambiamos lo justo para poder transportarnos al centro. Encontramos una casa de cambio que nos ofreció un buen trato (1 Euro – 290 Florines), y aprovechamos.

Tras entrar en calor en una cafetería (Coffeeheaven) en la que repetiríamos en días posteriores, pusimos rumbo de vuelta al hotel. Repetimos el placer de cruzar el Puente de las Cadenas en plena noche para llegar a nuestro hotel rendidos después de un día que había sido muy largo.

Budapest nos había enseñado tan sólo unas pinceladas de todo lo que tenía por ofrecernos, pero nos bastaron unas pocas horas para captar toda la belleza y elegancia que atesora la ciudad. No nos habíamos metido aún en la cama, y ya teníamos ganas de que saliera de nuevo el Sol para seguir descubriendo, ahora con luz, la capital de Hungría.

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2012/09/hola-budapest/

Abr 13 2012

BUDAPEST ’12: Introducción y ficha del viaje

El legendario río Danubio divide la tranquilidad de la zona de colinas de Buda, y el trasiego de una Pest con mucha más vida. Dos ciudades (Buda y Pest), que unieron sus destinos para conformar la actual capital de Hungría. Es aún “turísticamente” desconocida por muchos y sigue a la sombra de grandes capitales europeas como París, Londres, Viena o Amsterdam, pero Budapest no desmerece para nada a ninguna de las anteriores. Es, desde mi punto de vista, una GRAN ciudad. Preciosa, más aún cuando cae la noche. Con una mezcla de elegancia parisina y reminiscencias soviéticas típicas de los países del este de Europa, la capital húngara tiene mucho que ofrecer a quien se tome la molestia de ponerla en el mapa. En Budapest se puede caminar por la ribera del histórico Danubio, visitar su imponente Parlamento, degustar un buen goulash para conocer su gastronomía, montar en la línea de metro más antigua de la Europa continental, o relajarse en uno de los muchos baños termales que hay en la ciudad. Entre otras muchas cosas. Nosotros volvimos encantados de haberla conocido. En mi recuerdo siempre quedará ese tramo de río, entre el Puente de las cadenas y el Parlamento, por el que paseábamos de vuelta al hotel. Simplemente delicioso. Y tú, ¿te animas a conocer Budapest?


Ver Budapest en un mapa más grande

 

FICHA DEL VIAJE

 

DESTINO: Budapest

DURACIÓN / FECHAS: Cuatro días de viaje, del 06/04/2012 al 09/04/2012

VIAJEROS: Natalia & Toni

ITINERARIO / RUTA:

  • Budapest: Puente de las cadenas, Vaci Utca
  • Budapest: Monumento de los zapatos, Parlamento, Basílica de San Esteban, Sinagoga, Mercado Central, Vaci Utca
  • Budapest: Colina de Buda, Parque de la ciudad, Baños Szechenyi, Avenida Andrassy.
  • Budapest: Isla Margarita, Colina Gellert.
TRANSPORTE:
  • Metro: La ciudad cuenta con tres lineas de metro, y una cuarta en construcción. La M1 (Amarilla) es la segunda más antigua de Europa, después de la de Londres, y recorre el subsuelo de la elegante Avenida Andrassy. El billete sencillo cuesta 320 Ft, aunque hay otro billete corto para sólo tres paradas que cuesta 260 Ft. Luego tenemos la M3 (Azul), que es la que utilizamos nosotros para llegar desde el aeropuerto (después de coger un bus que nos dejó en la parada). Por último, la M2 (roja) es la única que cruza al lado de Buda. Imprescindible tomar al menos una vez la reliquia que transcurre por la M1 y deleitarse con sus paradas de finales del s. XIX.
    • Bus: Nosotros tan solo utilizamos el que nos llevó desde el aeropuerto (200E) hasta la parada de metro de Köbanya Kispest. Una vez allí nos desplazamos hasta el centro en metro.
    • Tranvía: Los tranvías amarillos de Budapest forman parte de su paisaje urbano. Este pintoresco medio de transporte recorre las calles de la ciudad con su traqueteo característico. El precio del billete, igual que el del metro, 320 Ft. Muy recomendable tomar la línea 2, que sale desde el Puente Margarita y discurre por la ribera del Danubio, pasando por el Parlamento, y bajarse en el mercado central.

  • Taxi: Únicamente lo utilizamos para regresar al aeropuerto desde Budapest. En la recepción del hotel nos dijeron que la tarifa standard estaba sobre los 25 Euros, pero nosotros optamos por contratar el servicio con Volantaxi y nos acabó costando apenas la mitad, 3.600 HUF, o lo que es lo mismo, unos 13 Euros. Una llamadita, se queda con ellos en un lugar y a una hora determinada, y listo.
ALOJAMIENTO:
    • Art’otel Budapest: Aprovechamos una buena oferta (60 Euros / noche) para pegarnos el capricho de alojarnos en este 4 estrellas de diseño y ubicado en la ribera del Danubio, en el lado de Buda. Situado entre el Parlamento y el Puente de las cadenas, su ubicación es muy buena y nos permitía deleitarnos con las geniales vistas de estos dos símbolos de la ciudad cada vez que entrábamos y salíamos del hotel. Habitaciones amplias y elegantes. Todas las estancias están decoradas con pequeñas obras de arte que le dan nombre al hotel. Muy recomendable

CLIMA: Pese a que no lo esperábamos, nos hizo un poco de frío para la época en la que fuimos, con temperaturas que no superaron en ningún momento los 10 º. El primer día nos llovió casi toda la tarde, y el resto del tiempo discurrió entre soleado y nublado. La chaqueta no sobró para nada, pese a que estuve a punto de dejarla en casa…
GASTRONOMÍA: El plato estrella es sin duda alguna el Goulash, una especia de sopa con ternera, patata, y verduras que está francamente deliciosa. Se puede comer en plato o, de forma más tradicional, con un pan rústico como cuenco. El paprika (pimentón) está por todas partes, y es todo un símbolo de la ciudad. Otros platos que se ven bastante son el pollo a la paprika, los estofados de ternera, las salchichas, o el Wiener Scnitzel, plato típico austriaco que se ve mucho en los menús húngaros. 

PRECIOS: A nivel de precios, Budapest es algo más económica que cualquiera de las grandes ciudades españolas, pero parece que cada vez menos. A modo de ejemplo, el billete sencillo de transporte público vale al cambio sobre 1 Euro y comer en un restaurante normal difícilmente superará los 10/12 Euros por cabeza.
SEGURIDAD: Nosotros tan solo nos movimos por zonas turísticas, en las que la seguridad es muy alta. Al nivel de cualquier otra ciudad europea.
PRESUPUESTO: 300 Euros, aproximadamente.
(Precios por persona)
  • Vuelo ida/vuelta (Ryanair) Barcelona – Budapest: 55 Euros.
  • Alojamiento: 91 Euros.
  • Taxi de vuelta al aeropuerto: 13 Euros.
  • Otros transportes, comidas, entradas, y varios: 141 Euros.
Próximamente iré publicando el relato de nuestros días por Budapest, así como lo que queda del viaje a Tailandia y la escapada veneciana.
Recordaros que también podéis seguir la página a través de Twitter y Facebook.
Saludos!

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2012/04/budapest-12-introduccion-y-ficha-del-viaje/

Feb 06 2012

¡Semana Santa en Budapest!

Imagen extraída de http://www.cntraveller.com

Aún faltan dos largos meses para poder disfrutar de los 4 días festivos que la Semana Santa nos deja por Cataluña, pero ya tenemos los billetes de avión que nos permitirán descubrir nuestro próximo destino.

La decisión ha sido repentina en lo que a destino se refiere, pues hemos aprovechado que Ryanair abrió nuevas rutas a Budapest desde la semana pasada debido al cierre de la aerolínea húngara Malév. Cuando me enteré de la noticia, entré rápidamente en su web, busqué el vuelo a BUD desde Barcelona y… zas! Vuelos a 55 Euros ida y vuelta en plena Semana Santa. Miedo me da cada vez que tengo que volar con la aerolínea irlandesa, pero la verdad es que a mí por el momento nunca me han fallado. Tocamos madera.


Ver Budapest en un mapa más grande

De esta manera, el próximo viernes santo por la mañana, 6 de abril, partiremos hacia la capital húngara para regresar el siguiente día 10 a primera hora de la mañana, día en que tendremos que empalmar del aeropuerto a nuestros respectivos trabajos. Serán 4 días completos descubriendo la “perla del Danubio”, una ciudad que por lo poco que la conozco, ya me tiene fascinado. Allá por el 2010 ya visitamos dos capitales centroeuropeas, Viena y Bratislava, también surcadas por el Danubio, y la experiencia nos encantó. No esperamos menos de Budapest.

Imagen extraída de Wikipedia

Pues eso, que la maquinaria viajera está de nuevo en marcha, y que esta vez será Budapest la que sacie mi sed de viajes. Espero que nos depare grandes momentos.

Ya os iré contando, pues entremedio quedan dos largos meses que creo se me van a hacer eternos…

¡Saludos!

 

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2012/02/%c2%a1semana-santa-en-budapest/