Entradas correspondientes a la etiqueta 'Jainismo'

Feb 26 2016

Templos de Ranakpur, parada obligada camino a Udaipur

El siguiente paso de nuestro periplo por la India era Udaipur. Pero alcanzar esta población del sur del estado del Rajastán desde Jaisalmer – dónde nos encontrábamos en aquel momento – no es tarea fácil. No existe la posibilidad de llegar a Udaipur en tren desde Jaisalmer o Jodhpur, así que las opciones pasaban por ir en coche o hacer un trayecto en coche hasta Jodhpur y enlazar con un vuelo interno a Udaipur. Esta segunda opción era la más cómoda, pero también la más cara y la que no iba a permitirnos disfrutar de una de las joyas que hay en el camino entre Jodhpur y Udaipur: Los Templos de Ranakpur.

De esta manera, optamos por hacer el interminable camino íntegramente por carretera con todo lo que eso conlleva en cuestión de horas y riesgo, pues circular por las carreteras indias es lo más peligroso que se puede hacer en el subcontinente.

Nuestro conductor a Jodhpur

 

Tras despertamos a las 7 am en la desértica Jaisalmer, nuestro conductor ya estaba esperándonos en la puerta del hotel. A media mañana, tras más de cuatro horas de carretera, ya estábamos en los alrededores de la caótica Jodhpur.

Tocaba buscar otro transporte de inmediato para alcanzar ese mismo día Udaipur parando en Ranakpur, y a poder ser antes de las cuatro de la tarde, pues el complejo de templos cierra a las cinco. Es importante tener este dato en cuenta si se quiere visitar Ranakpur.

No tardamos mucho en conseguirlo, y a un precio bastante más ajustado que en Jaisalmer, así que nos pusimos en marcha sin perder más tiempo.

Aldeas indias por el camino

 

Niño indio en bicicleta

 

Medios de transporte indios

 

El trayecto entre Jodhpur y Ranakpur fue entre infernal y una delicia. Infernal porque el estado de la carretera era penoso, los atascos muy frecuentes (estaban construyendo una autopista), y el peligro circulatorio rondaba constantemente, sobretodo por los omnipresentes camiones indios, que no tienen muchos miramientos. Tocaba cerrar los ojos y cruzar los dedos para que no hubiera ningún percance, pero haciendo eso nos íbamos a perder la parte deliciosa del trayecto, la de los tramos que cruzaban pequeñas poblaciones del Rajastán en los que, desde la ventanilla del coche y cámara en mano, pudimos disfrutar de escenas de la vida rural de aquella parte de India, con sus coloridos atuendos y curiosas costumbres.

Imagen de una población cualquiera del Rajastán

 

Pastor con su escuálida vaca

 

Puesto de venta ambulante de fruta

 

Imagen cotidiana a pie de carretera

 

Tras algo más de tres horas de camino, por fin alcanzamos Ranakpur poco antes de las cuatro de la tarde, con el tiempo justo para hacer la visita antes de que cerraran.

Tras abonar la entrada, accedimos al templo principal tras seguir meticulosamente los requerimientos de acceso: Descalzarse, vestir pantalón largo, y acceder sin ningún tipo de comida, bebida, o tabaco.

En el templo principal de Ranakpur

 

Entrada a Ranakpur

 

El templo, desde un lateral

 

Ranakpur es un complejo de templos de la religión Jainista, a la que ya os introducí en el anterior post dedicado a Jaisalmer. Se trata del más bello templo dedicado a esta religión en toda India, pues está construido en mármol y los detalles y relieves de su interior son impresionantes. Nos pusieron el típico punto en la frente para le meditación (om) y comenzamos a recorrer los preciosos interiores del templo principal, acabado de construir en el s. XV y dedicado a Rishabha. La entrada vale 200 Rp, 100 más si se quiere entrar cámara, e incluye una audioguía que te va explicando las particularidades del templo durante el recorrido.

Interior de Ranakpur

 

Natalia en Ranakpur

 

Con mi punto en la frente

 

Ranakpur

 

Detalle de los techos

 

En Ranakpur

 

Una vez acabado el recorrido del templo principal, nos acercamos a otro de los rincones del complejo, un templo solar dedicado al dios Suria custodiado por unos monos bastante dispuestos a interactuar con los turistas, como pudimos comprobar al acceder al mismo y posteriormente en el parking a la hora de recoger nuestro vehículo.

Templo solar

 

Ranakpur

 

En otra zona ya fuera del templo principal

 

Mucha vegetación alrededor de los templos

 

Monos de Ranakpur

 

Sobre las cinco de la tarde, cuando Ranakpur ya estaba echando el cierre, proseguimos nuestro trayecto hacia Udaipur. El paisaje se tornó a un color más verde, con más vegetación que los bajos matorrales de las estepas del norte del Rajastán. En las dos horas de camino que duró el trayecto final a Udaipur, hicimos una parada intermedia que nos recomendó nuestro chófer para observar unos murciélagos enormes que cuelgan de un árbol del camino.

Paisaje camino de Udaipur

 

Enormes murciélagos

 

Finalmente, antes de que anocheciera llegamos a nuestro destino, tras un periplo que nos había llevado a pasar casi todo el día metidos en un coche y circulando por carreteras indias. Llegamos muy cansados, pero había valido la pena y ahora disponíamos de tres días para descansar y disfrutar de una de las ciudades más tranquilas, limpias, y bellas que nos encontramos en India: la encantadora Udaipur.

 

TIPS

 

  • Viajar en coche por India no es muy recomendable por temas de seguridad en la carretera, pero en ocasiones el riesgo vale la pena para presenciar la vida rural al pie de las carreteras.

  • Los precios de nuestro coches con conductor fueron los siguientes: Jaisalmer – Jodhpur: 3.300 Rupias. Jodhpur – Ranakpur – Udaipur: 2.800 Rupias.

  • Entrada a Ranakpur: 200 Rupias + cámara (100 Rupias).

  • El trayecto de Jaisalmer a Jodhpur dura algo más de 4 horas. De Jodhpur a Ranakpur, algo más de 3 horas. De Ranakpur a Udaipur, 2 horas.

  • Ranakpur cierra a las 17h, con lo que hay que salir con tiempo suficiente para visitarlo.

 

UBICACIÓN

 

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2016/02/templos-de-ranakpur-parada-obligada-camino-a-udaipur/