Entradas correspondientes a la etiqueta 'Kaysersberg'

Dic 22 2013

Alsacia: Tierra de vinos y pueblos medievales

Colmar, Riquewihr, Kaysersberg, Eguisheim… Son nombres desconocidos para mucha gente, pero dan nombre a bellas poblaciones enclavadas en plena Ruta del Vino de Alsacia. Pueblos medievales, casi de cuento y que, en el mejor de los sentidos, parecen más unos escenarios idílicos de cartón-piedra que pueblos reales.

Separados entre sí por interminables viñedos cultivados en las suaves colinas alsacianas, una ruta por estas poblaciones es un placer para los sentidos. Más si se visitan en temporada navideña, cuando cada calle, cada rincón, está decorado con sumo gusto y hasta el último detalle.

El único inconveniente de su visita radica en que sí se llega en coche y, como nosotros, en temporada alta navideña, llegar a los pueblos puede resultar una pequeña odisea sobretodo en fin de semana. Largas colas e imposibilidad de aparcar relativamente cerca de las poblaciones serán los principales problemas. Además, en algunos de ellos costaba hasta caminar por las calles de la gente que había…

Eso sí, una vez superados estos escollos… a disfrutar. Disfrutar de unas poblaciones irrealmente bellas. De sus preciosas casas con entramados de madera. De la exquisita y abundante decoración navideña. De los puestos de comida callejeros en los que degustar vino caliente, crepes, o salchichas con chucrut. O simplemente, de la delicia que supone pasear por las callejuelas, plazas, y rincones de las poblaciones mencionadas al principio de este post. Porque poco más hay por hacer, pero lo poco es más que suficiente.

Colmar es probablemente el centro neurálgico de la Ruta de los Vinos, y se trata de la población más grande. Su casco antiguo es realmente bonito y cuenta con la Petite Venise, pequeña zona surcada por un par de canales que le dan el nombre y más encanto aún si cabe.

A poco más de 10 minutos al sur de Colmar, nos topamos con Eguisheim, pequeño pueblo con rincones realmente encantadores cuya principal característica es que las calles son circulares rodeando el centro de la población. A nosotros fue de los que más nos gustó, debido en gran medida a que fue de los que menos saturado de turistas estaba, además de su innegable belleza.

Riquewihr es considerado por muchos el más encantador de los pueblos de la ruta aunque nosotros, sinceramente, no logramos disfrutarlo como merecía. Tras acceder a él por la preciosa puerta medieval, nos dimos cuenta de que lo habíamos visitado en mala época. La aglomeración de gente era tal, que casi ni podíamos ver el adoquinado por el que pisábamos. No ibas donde querías, sinó donde la marea humana de turistas te dejaba ir. Si escapabas un poco de la calle principal, aún se podía encontrar algún rincón de paz donde disfrutar de las preciosas calles y casas medievales.

De Alsacia y Basilea 2013

Situado entre Riquewihr y Colmar, y adentránodose un poco en la cordillera de los Vosgos se encuentra Kaysersberg. Llegar a él no fue fácil, pues debido a la gran afluencia de gente debimos dejar el coche aparcado en las afueras y utilizar un servicio especial de autobús que nos acercó hasta el centro. Tan sólo vimos el pueblo de noche, con lo que la idea que tengo de él es sesgada. Eso no quita que, dominado por un castillo en lo alto de la colina y surcado por un encantador riachuelo bajo un puente de piedra, la imagen que nos dio fue tremendamente idílica.

Para ser franco, los cuatro pueblos son bastante parecidos en lo esencial, pero es tal la delicia de pasear por su callejuelas y descubrir rincones nuevos para admirar y fotografiar, que no sólo os animaría a visitarlos todos si no que también propondría probar con otros a los que a nosotros no nos dio tiempo a ir como Ribeauville, Hunawihr, Bergheim, Obernai

 

DATOS PRÁCTICOS

 

  • Para llegar a la región francesa, nosotros utilizamos el práctico aeropuerto Europeo de Basilea – Mulhouse – Freiburg, que pertenece tanto a Suiza como a Francia y Alemania. Una perfecta base para conocer el norte de Suiza, la Selva Negra alemana o, como fue nuestro caso, Alsacia.
  • La mejor manera para recorrer la Ruta de los Vinos es, sin duda, el coche. Nosotros alquilamos uno en el aeropuerto por 4 días que nos costó 90 Euros.
  • Si visitáis la región, es obvio decir que no debéis perderos su ciudad más importante y encantadora, Estrasburgo, relato de la cual publicaremos más adelante.
  • El alojamiento en temporada alta puede resultar escaso y caro, así que conviene reservarlo con cierta antelación. Nosotros utilizamos la ciudad de Mulhouse como base para ir descubriendo la zona.
  • Si queréis dormir en una típica casa alsaciana de entramado de madera, no dudéis en reservar en el hotel Chambres d’Hôtes La Stoob, una auténtica experiencia alsaciana.

 

UBICACIÓN:

 

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2013/12/alsacia-tierra-de-vinos-y-pueblos-medievales/