Entradas correspondientes a la etiqueta 'siracusa'

Abr 30 2018

Qué ver en la isla de Ortigia, Siracusa

DÍA 1 – PRIMEROS PASOS POR SICILIA

Llegamos al pequeño aeropuerto de Catania de buena mañana dispuestos a recoger nuestro coche de alquiler y poner rumbo a Siracusa, nuestro primer destino dentro de la isla.

Al salir de la terminal nos topamos por primera vez con el volcán Etna en el horizonte, icono de la isla, en aquella ocasión con la cumbre aún nevada cubierta de nubes.

Recogimos nuestro pequeño Citröen C3 y nos metimos en carretera para cubrir la escasa hora de distancia que había dirección sur hasta Siracusa. Poco tardamos en darnos cuenta de la locura que supone conducir por Sicilia. En la primera rotonda, un autobús se saltó un ceda el paso. Aquello se convertiría en una constante durante nuestro roadtrip y es que el sur de Italia tiene bien ganada su fama de conducción caótica y temeraria.

Nos alojábamos en plena isla de Ortigia así que tuvimos que dejar el coche en un parking a las afueras de la misma e ir caminando hasta el hotel. 

Ortigia es una isla donde se concentra el casco antiguo de Siracusa, un conglomerado de callejuelas históricas con mucho encanto.

Nuestro alojamiento, el B&B Five Rooms, se encontraba en la Plaza Archimede, justo en pleno centro de Ortigia. Alojamiento bastante recomendable, sobretodo si te dan la habitación cuyo balcón da de lleno a la plaza.

Tras acomodarnos y comer algo en los alrededores, invertimos la tarde en pasear por Ortigia.

Comenzamos por la Piazza Duomo, el mejor punto de partida para recorrerla. Esta preciosa plaza de mármol reúne la Catedral, el ayuntamiento y algún que otro palazzo.

De allí nos fuimos buscando el mar, gelatto en mano, hasta toparnos con la Fuente de Aretusa, principal punto de suministro de agua en la época griega y que aún se conserva.

Seguimos paseando por aquellas históricas callejuelas entre las cuales nació hace siglos un tal Arquímedes. En algunas de ellas pudimos comprobar como aún se conservan antiguas tradiciones como las de colgar un cesto desde del balcón para subir la compra desde la calle.

La luz del atardecer comenzaba a filtrarse por las esquinas, así que decidimos ir hacia la zona del muelle y los espigones.

Y así fue como Ortigia nos regaló uno de los mejores atardeceres del viaje en nuestro primer día en la isla.

Tomamos un café en Piazza Archimede y nos dirigimos hacia la zona donde se encuentran las ruinas del Templo de Apolo, justo donde dos puentes unen a la pequeña Ortigia con el resto de Siracusa. 

Salimos a cenar por los alrededores y como no podía ser de otra manera en una isla, entramos en un pequeño establecimiento donde servían frituras de pescado.

Tras la cena, un breve paseo por las solitarias callejuelas de los alrededores del hotel cerró los que fue nuestro primer día de ruta por Sicilia.

Nuestras sensaciones comenzaban a ser muy prometedoras.

 

TIPS:

  • La isla cierra al tráfico en determinados horarios, con lo que hay que asegurarse de dejar el coche en alguno de los parkings de las afueras.

  • El precio del aparcamiento es de 10 Euros / día.

  • No hay que perderse los atardeceres que se pueden disfrutar desde los espigones cercanos a la Fonte de Aretusa.

 

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2018/04/isla-de-ortigia-siracusa/