Entradas correspondientes a la etiqueta 'Wadi Mujib'

Mar 14 2016

Wadi Mujib, Jordania: Barranquismo en un entorno privilegiado.

Una vez finalizada nuestra visita a la antigua ciudad romana de Jerash, pusimos rumbo junto a nuestro conductor, Yousseff, hacia el sur de Amán dirección a las orillas del Mar Muerto, donde se encontraba nuestro siguiente objetivo del día antes de hacer noche en Madaba: el cañón de Wadi Mujib.

No llegó a las dos horas un trayecto que transcurrió entre parajes yermos, salpicados de campamentos nómadas de beduinos. Cuanto más nos acercábamos al Mar Muerto, más se desertificaba el paraje, atravesando unos cañones que debían ser hermanos pequeños de los del Colorado, y cuyos ríos acababan desembocando en el Mar Muerto. A estos cañones o cauces de ríos se les llama “Wadi”, y uno de esos wadi era el objetivo de nuestra tarde.

Paisaje camino a Wadi Mujib

 

Espectacular cañón

 

Wadi Mujib es un cañón formado por un río cuyo recorrido es algo así como una especie de Siq (camino de entrada a Petra) pero con agua. Paredes altas de una roca de varios tonos rojizos marcan el camino a seguir en un lugar de belleza extrema. En él se puede hacer barranquismo siguiendo el curso del río con monitores, o bien hacer lo que hicimos nosotros, que fue entrar por nuestra cuenta e ir remontando el cañón a nuestro aire.

Acceso al cañón

 

Remontando el cauce del río

 

Wadi Mujib

 

Abonamos la entrada al parque de 15,50 JOD por persona, nos pusimos los chalecos y el calzado acuático, y comenzamos el recorrido. Podéis dejar vuestras pertenencias más valiosas (os váis a empapar), en las taquillas de la entrada.

Al principio del recorrido, donde el río está a punto de verterse en el Mar Muerto, el cañón es ancho y el agua corre mansa. A medida que uno se va adentrando el desfiladero se va estrechando, gana en belleza, el agua comienza a tener más corriente, y hay que ir superando una serie de obstáculos en forma de grandes rocas.

Adentrándonos en el cañón

 

En Wadi Mujib

 

El color del desfiladero forma un precioso paisaje

 

Wadi Mujib

 

Precioso recorrido

 

El punto culminante y destino final del recorrido que se puede hacer por libre es una cascada que hace imposible el continuar avanzando. Supongo que si se hace el recorrido inverso con alguna agencia, esa pared se descenderá rapelando.

A medida que se avanza, la corriente aumenta

 

Sorteando rocas en Wadi Mujib

 

La cascada que marca el final del recorrido independiente

 

Saltos de agua

 

El esfuerzo de luchar contra la corriente para remontar el río y escalar las rocas que impiden el paso, bien vale la pena. En primer lugar por la belleza del lugar, es sin miedo a equvocarme el barranquismo más bello que he realizado en mi vida. Lástima que las fotos las tuve que tomar con el móvil por miedo a que se me mojara la cámara. En segundo lugar, porque el retorno es más dulce, pudiéndose dejar llevar uno por la corriente, concentrándose únicamente en el maravilloso paisaje y en que alguna roca despistada nos impida sentarnos durante las próximas dos semanas.

Pasándolo en grande en Wadi Mujib

 

Roca encajada entre las paredes del desfiladero

 

Natalia en la cascada

 

El trayecto por el desfiladero llegando a la cascada final, nos llevó unas dos horas y media.

Finalizado el recorrido, Yousseff nos llevó hasta nuestro alojamiento en Madaba, a apenas una hora de Wadi Mujib. Por el camino observamos  los lujosísimos resorts construídos a orillas del Mar Muerto, todo un contraste con los campamentos beduínos que habíamos visto esa misma mañana.

Tras hacer el check in en nuestro hotel, nos duchamos y salimos a cenar por el centro de la población. Lo hicimos en una céntrico restaurante, Ayola, en una Madaba que la verdad no tenía mucho ambiente nocturno. Al día siguiente veríamos si sus famosos mosaicos iban a hacer que valiese la pena su visita.

TIPS

  • El precio de la entrada por libre a Wadi Mujib es de 15,50 JOD.

  • El recorrido hasta las cascada tiene una duración aproximada de 2,5 horas.

  • Conviene llevar bañador y calzado acuático.

  • El recorrido no es extremadamente difícil, pero tampoco es apto para personas con dificultades de movilidad.

  • Hay que tener en cuenta que acabaréis empapados con lo que conviene dejar los objetos de valor en las taquillas de la entrada.

 

UBICACIÓN

Enlace permanente a este artículo: http://toni-porelmundo.com/2016/03/wadi-mujib-jordania-barranquismo-en-un-entorno-privilegiado/